La alimentación consciente es aquella que nos hace identificar cómo afecta la comida en nuestra salud y bienestar: físico, emocional, mental y espiritual, así como en la salud de nuestro planeta. Aquello que ingerimos está no sólo compuesto por hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales; sino que además nos proporciona una energía, y esto produce un efecto sobre nosotros.

Recuerdo, cuando comenc√© a comer de esta manera, la frase que m√°s me dec√≠a era ‚ÄúDesde que mi alimentaci√≥n est√° basada en la macrobi√≥tica estoy llena de energ√≠a‚ÄĚ. Lo que comemos es mucho m√°s que un conjunto de mol√©culas. Por un lado, est√° la parte de la bioqu√≠mica, vitaminas, prote√≠nas; amino√°cidos, az√ļcares, √©tc‚Ķ que es la composici√≥n del alimento. Por otro lado, est√° la parte energ√©tica, que es un concepto m√°s sutil. Hace cientos de a√Īos que no hab√≠a microscopio, la Medicina Tradicional China explicaba c√≥mo comer para tener salud y vitalidad.

¬ŅQu√© es comer conscientemente?

En una alimentación macrobiótica vamos a considerar los siguientes principios fundamentales: 

  • Respetar los ciclos y las estaciones tomando alimentos de temporada.¬†¬†
  • Elegir productos de cercan√≠a y a ser posible ecol√≥gicos.
  • El Principio del Yin y el Yang que rige en el Universo. Por lo cual, todos somos energ√≠a y¬† utilizaremos los alimentos para crear equilibrio.
  • Tomar principalmente cereales integrales y legumbres, que son capaces de generar un nuevo ser vivo, y no aquellos que est√°n muertos o nos restan energ√≠a, como quesos, harinas, pan, √©tc…¬†¬†

¬ŅSomos lo que comemos?

Teniendo en cuenta que no sólo somos lo que comemos, sino lo que pensamos, sentimos y hacemos, a la hora de llevar a cabo una alimentación consciente, tendríamos que tener presente cómo nos queremos sentir cuando comemos, y en función de ello, elegiremos aquellos alimentos que mejor se adapten a nosotros mismos. Por lo tanto,  primero he de determinar el objetivo, tener más vitalidad, mejorar mi salud; estar centrados o sentirnos emocionalmente equilibrados. A partir de ahí, tomar acción y llevarlo a cabo.  Siempre desde una perspectiva saludable. 

¬ŅSomos lo que comemos?

En una alimentación consciente, consideramos el acto de comer como un acto sagrado. Por lo tanto, nuestro cuerpo es nuestro templo. Es muy importante identificar cuál es mi relación con la comida, que está intrínsecamente unido a qué relación tengo conmigo mismo,  para desde ahí, dirigirnos a hacer un cambio. A través de la alimentación macrobiótica vamos a ir haciendo un camino junto, para lograr esa transformación, ya que nos ayuda a conocernos mejor, a vivir sin preocupaciones y tener confianza en la vida. Si respetamos a todos los seres vivos y nos  armonizamos con nuestro entorno, seremos intuitivos y actuaremos con coherencia. Todo aquél que experimente este cambio ha de ser consciente por él. Así, que has de experimentarlo. Tener salud, estar en paz, y tener equilibrio depende de tí.