Imagino que te gusta cuidarte y comer sano, además de sentirte bien a todos los niveles. Es probable que a lo largo de tu vida hayas probado a hacer dietas que no te han funcionado. Y es que el secreto está en elegir una alimentación que sea equilibrada, placentera y disfrutes mientras te cuidas.

Si estás buscando una forma de comer con la que estás en tu peso saludable y te permite comer los alimentos que realmente te gustan, la macrobiótica es excelente para tu bienestar físico y mental. Te proporciona equilibrio, claridad mental, mejora el estado de ánimo, aporta energía y promueve la salud y el bienestar a largo plazo.

Os cuento que, desde que conoc√≠ la macrobi√≥tica, mi vida cambi√≥, pues no s√≥lo mejor√© mi aspecto f√≠sico, ya que desde adolescente siempre le di mucha importancia al peso, sino que me llev√≥ a tomar conciencia de la alimentaci√≥n y mejorar mi salud a todos los niveles f√≠sico, mental, emocional y espiritual, empezando as√≠ un camino de la b√ļsqueda de la felicidad, en el que a√ļn me encuentro.

¬ŅQu√© es la cocina macrobi√≥tica y por qu√© podemos considerarla como cocina saludable?

Comer bien para vivir m√°s y mejor

La cocina macrobi√≥tica utiliza alimentos integrales, de cercan√≠a, de temporada, a ser posible ecol√≥gicos y acordes a las condiciones particulares de cada uno. Adem√°s recomienda utilizar alimentos vivos y naturales que te aportan energ√≠a vital. Entre los alimentos recomendados est√°n los cereales integrales, legumbres, pescados, verduras, frutas, algas, semillas, frutos secos, germinados, encurtidos y bebidas suaves. Al introducirlos el cuerpo se equilibra, y por lo tanto disminuye nuestro apetito por los huevos, los l√°cteos y los alimentos de origen animal, los az√ļcares y los estimulantes como caf√© y t√©. A medida que vamos incluyendo los primeros en nuestro d√≠a a d√≠a, disminuye el consumo de los menos recomendados o a evitar.

George Ohsawa, el padre de la macrobiótica moderna, basó la dieta en gran parte en la cocina tradicional japonesa. Sin embargo, también recomendó toda la cocina a base de plantas de todo el mundo. La forma macrobiótica de comer combina los alimentos más singulares de las civilizaciones más antiguas del mundo. De hecho, utilizo distintos estilos en mis platos, como la cocina india, tailandesa, italiana, japonesa, árabe…, pero sobre todo la cocina mediterránea. Mi recomendación es que si comienzas una alimentación saludable, elijas una cocina que disfrutes y te apasione. Esto hace que sea más fácil seguirla por su variedad, sin aburrirte. Además, siguiendo las pautas macrobióticas, al ser lo suficientemente amplias y simples funcionan con cualquier cocina.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir nuestros platos:

  • Elegir alimentos integrales, ecol√≥gicos y de temporada. Elegir legumbres y verduras, preferentemente la¬† prote√≠na vegetales como principal fuente de prote√≠na y ocasionalmente usar la prote√≠na animal. Los frutos secos, frutas y pescados ser√°n alimentos complementarios.
  • Usar los 5 sabores el √°cido, el amargo, el dulce, el salado y el picante han de estar presente en todos los men√ļs.
  • Formas de cocci√≥n: usar diferentes m√©todos de cocci√≥n dependiendo de la √©poca del a√Īo utilizando el vapor, salteados, estofados, crudos, etc.
  • Las texturas: la variedad y complementariedad de las formas y las texturas de los alimentos es importante para que la comida sea satisfactoria tanto para la vista como para el paladar.
  • Los colores: combinar alimentos con los colores del arco√≠ris nos garantiza el aporte de todos los nutrientes que necesita nuestro organismo.

La cocina macrobi√≥tica se adapta a todo el mundo y responde a lo que seg√ļn la Universidad de Harvard recomienda como una dieta saludable, seg√ļn la cual, unas pautas diet√©ticas que consisten en dividir el plato por la mitad y llenarla de verduras y la otra mitad dividirla en dos partes, un cuarto de prote√≠na y el otro de cereal disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Frank Hu, profesor de Nutrici√≥n y Epidemiolog√≠a¬†dice ¬ęNo existe una dieta √ļnica que sea la mejor para todos‚ÄĚ.¬†Lograr patrones saludables ha de responder a las necesidades de salud, las¬†preferencias alimentarias y las tradiciones culturales¬†de las personas.